Manufacturing media and torbellinate

TALLERES BAIZ BAIZ has all the productive and organizational means necessary for the complete manufacture of spindles, nuts and augers, as well as if they have grinding, milling, conventional turning or CNC, etc.

All the possible operations in our production chain are integrated in order to be able to respond quickly and effectively to the current market's need to be able to deliver series, even unitary (passing through 12 different sections of the company) in the smallest possible term.

An optimized functional distribution in the plant (required by the variety of products), the complete computerization of the production system (with a custom-made system in TALLERES BAIZ) allows to know at any time the situation of each of the different references (which can reach until 400), basing the programming on the term required by the client.

 

 

OUR POSSIBILITIES

  • Spindles and augers of low flat precision from Ø 12 to Ø 100, with the ends finished (including turning, fluted, keyways, fine threads, rectified etc.) and in various materials such as F114, F125, AISI 303, etc.
     
  • Special nuts under plane from internal Ø 12 to Ø 100, perfectly adjusted to the spindles, and in various materials such as all types of brass and brass, cast iron, Nylatron, F211 steel etc.
     
  • Profiles of straight ribbed axes for machine hta. by milling machine with or without adjustment to ribbed bushing.

THREADED BY TORBELLINO

By whirling is understood a system of work by chip removal, especially for the manufacture of threads, in which by means of the advantageous clamping of the tipped knives of hard steel, an uninterrupted high frequency of material removal is achieved to the piece and as a consequence of it, achieving very high starting capacities and cutting speeds.

By means of the whirl system, surprising finishing times, high accuracy and high quality in surface finishing have been achieved.

Más exactitud en el paso.

La exactitud del paso de una rosca fileteada a torbellino depende esencialmente de la calidad del grupo "barra de roscar" en el torno empleado. Si este grupo es suficiente para los resultados técnicos que se pretendan obtener, conseguiremos una uniformidad en el deslizamiento del carro sobre las guías de la bancada del torno, con la ayuda de la frecuente interrupción del tallado por el hecho de aliviar ésta la presión de corte a que está sujeto el carro. Es por lo tanto un hecho demostrado que la calidad en el paso de las roscas talladas a torbellino es superior a las talladas p.e. fresando o torneando con la máquina en las mismas condiciones. Roscando a torbellino evitaremos cualquier error de paso imputable a la torsión de la pieza, imposible de evitar trabajando con máquinas roscadoras por peines o cabezales de rodillos de laminación.

Mayor exactitud en el diámetro de flancos.

El tiempo tan reducido de ataque de la herramienta al tallar hace que tanto la pieza como la herramienta no tienden a divergencias en los diámetros de flancos. Es por lo tanto posible en condiciones normales de trabajo obtener sin ninguna dificultad un grado de precisión DIN-fino. El diámetro exterior de la pieza tampoco influye para nada en el diámetro de flancos deseado como ocurre p.e. en el laminado de roscas. El ajuste al diámetro de flancos de rosca se efectúa como de costumbre en la escala graduada de la corredera transversal del torno. Generalmente y en especial al mecanizar barras de roscar se ajusta desde un principio a la profundidad total.

Superficie como rectificada.

El acabado de superficies mediante cualquiera de los sistemas de mecanizado por arranque de viruta empleados hasta la fecha, lo supera ampliamente el sistema torbellino. Cualquier clase de roscas, incluso las de husillos guía, mecanizada-por el sistema de tallado a torbellino pueden equipararse al rectificado en cuanto al acabado de superficie conseguido. La tan temida rotura de flancos con los procedimientos convencionales de arranque de viruta y la deformación estructural interna, a la que ciertos materiales se inclinan frecuentemente, no existe en el tallado a torbellino de arranque rápido de viruta (v=200 hasta más de 1000 m/mín. según el material). Es totalmente imposible la formación de un filo a estas velocidades rápidas de salida de la viruta y también por la extrema diferencia de temperatura entre la viruta caliente y la herramienta de roscar fría. Las roscas presentan un gran brillo en su superficie, incluso tratándose de aceros blandos o aluminio de fácil deformación.